Montevideo, 16 de junio de 2016

Sr. Presidente de la Cámara de Senadores
Raúl Sendic

De mi mayor consideración:
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 157 del Reglamento de la Cámara de
Senadores, me dirijo a Ud a los efectos de presentar el Proyecto de Ley que se adjunta referido
a la posibilidad para ciertos profesionales universitarios que no están incluidos dentro del
régimen jubilatorio de la Caja de Profesionales para que puedan continuar ejerciendo su
profesión posteriormente a su jubilación como trabajadores independientes.

Senador Pablo Mieres

PROYECTO DE LEY

Artículo 1°.- Los profesionales universitarios graduados de las profesiones que se incorporaron
al régimen de seguridad social por Resolución de 14.04.2004 del Directorio de la Caja de
Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios, actuando en el marco de lo dispuesto
por Ley N° 17.738, -que no fueron incluidos en dicha cobertura por resolución del Directorio de
la Caja de Profesionales Universitarios por razones de edad y fecha de graduación, podrán
continuar ejerciendo su profesión en forma liberal aportando al Banco de Previsión Social
como empresas unipersonales una vez que se hayan jubilado de sus actividades como
dependientes.
Artículo 2°.- Para acceder al beneficio señalado en el artículo 1° de esta ley, los profesionales
deberán acreditar ante el Banco de Previsión Social que egresaron de alguna de las carreras
incorporadas a la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios a partir de la
vigencia de la Ley N° 17.738, antes del 1° de marzo de 2006 y que en esa fecha tenían 35 años
de edad cumplidos.
Artículo 3°.- A partir del momento en que estos profesionales finalicen su actividad profesional
liberal y cesen sus aportes al Banco de Previsión Social como empresas unipersonales, el Banco
de Previsión Social ajustará el monto jubilatorio del profesional incorporando un monto
adicional a la jubilación ya servida que se calculará en función de los aportes vertidos como
empresa unipersonal.

Montevideo, 16 de junio de 2016

Senador Pablo Mieres

EXPOSICION DE MOTIVOS

La Ley N° 17.738 modificó la Estructura Orgánica de la Caja de Profesionales Universitarios e
incluyó la ampliación del elenco de profesiones universitarias que debían tributar a esa Caja.
Se trataba de una adecuación indispensable, en la medida que existían nuevas profesiones
cuyos egresados ejercían sus profesiones sin poder formar parte del colectivo de profesionales
universitarios con derecho a aportar a dicha Caja.
Sin embargo, el artículo 44 de esa ley dispuso que: “las condiciones de ingreso de las
profesiones universitarias no amparadas a la fecha de vigencia de la presente ley, serán
establecidas por el Directorio, con el voto conforme de dos tercios de sus miembros, la
aprobación de la Comisión Asesora y de Contralor y del Poder Ejecutivo, teniendo en cuenta el
cumplimiento de los requisitos de viabilidad económico financiero para la Institución y sus
repercusiones en el financiamiento del régimen general de seguridad social.”
A su vez, el artículo 47 del mismo cuerpo normativo establecía que en todos los casos de
incorporación de nuevas profesiones, las condiciones de ingreso deberán contemplar que con
30 años de servicios y 60 de edad, se pueda configurar la casual de jubilación común con el
sueldo de la categoría cuatro o superior.

En base a esta norma, el 14 de abril de 2004, el Directorio de la Caja resolvió “Declarar que los
títulos universitarios individualizados en el anexo que constituye parte de la presente
resolución, corresponden al colectivo amparado por esta caja (art. 42 de la Ley 17.738).”
En la misma resolución se establece que la incorporación operará para:
(a) quienes hubieren egresado de sus estudios universitarios con anterioridad a la fecha
de vigencia de la inclusión, en tanto cuenten con hasta 35 años cumplidos a esa fecha.
Este colectivo debía registrarse en la Caja y efectuar declaración de ejercicio o no
ejercicio libre de la profesión dentro del plazo de 90 días contados a partir de la fecha
de vigencia de esa inclusión.

(b) quienes egresen con posterioridad a aquella fecha, en todos los casos.
De lo expuesto queda en claro que un grupo de profesionales universitarios, ya egresados a la
fecha de la resolución del Directorio, de un importante número de carreras que a esa fecha
tenían más de 35 años no pudieron incorporarse a la CJPU.
Es claro que la decisión tomada produjo una evidente inequidad entre egresados de la misma
profesión, según la edad que tuvieran a la fecha del dictado de la resolución. En concreto, los
profesionales universitarios de esas profesiones, mayores de 35 años de edad, quedaron
impedidos de la afiliación a la CJPU.
Esta diferencia genera un efecto importante a la hora del retiro para aquellos profesionales
que mantienen una relación laboral en situación de dependencia y, al mismo tiempo, ejercen
su profesión en forma liberal. En efecto, aquellos que no fueron incorporados a la CJPU, al
llegar a la edad jubilatoria y se vean obligados a dejar su trabajo dependiente, deberán por

consecuencia dejar de ejercer su profesión, puesto que se jubilan exclusivamente a través del
BPS.
Mientras que los profesionales afiliados a la CJPU pueden jubilarse de su actividad
dependiente por el BPS y continuar ejerciendo su profesión en la medida que aportan a la
CJPU.

Por lo tanto, existe un tratamiento desigual que queda en evidencia a una edad en que el
profesional tiene aún capacidad de trabajo pero, por las circunstancias señaladas, se ve
impedido de desarrollarlo. De esta forma, se estaría afectando la disposición constitucional en
base a la cual “Todas las personas son iguales ante la ley” (artículo 8).
Es claro, entonces, que los profesionales universitarios egresados de alguna de las carreras
universitarias a que refiere la resolución, nacidos antes del 2 de marzo de 1970 y egresados
con anterioridad al 1º de marzo de 2006, no quedan comprendidos en las nuevas
disposiciones, y al optar por los beneficios jubilatorios (BPS) sufren un trato discriminatorio
que les impide continuar ejerciendo su profesión.
Es por ello que el presente proyecto de ley busca resolver la inequidad estableciendo un
régimen especial, por el que el BPS autoriza a aquellos profesionales que acrediten su calidad
de tales y el haber sido excluidos de su aportación a la CJPU por razones de edad y fecha de
expedición del título, a continuar en un régimen de facturación a los solos efectos del ejercicio
profesional, permitiéndole acceder a su jubilación como trabajador dependiente.
De modo que estos profesionales tendrán derecho a una jubilación parcial como dependientes
y a la continuidad de su actividad profesional haciendo sus aportes al BPS como empresa
unipersonal.

En el momento en que el profesional decida concluir su actividad profesional, el BPS procederá
a realizar un ajuste en el monto jubilatorio del profesional incorporando un monto adicional a
la jubilación ya servida, en proporción a los aportes vertidos como empresa unipersonal.
De este modo no se generaría ningún costo extra para el BPS y se permitiría equiparar el
derecho al ejercicio profesional de este conjunto que ha quedado en desventaja.
En tal sentido, se busca una solución similar a las excepciones aprobadas por Ley N° 19.160
que hizo compatible la jubilación parcial con el desempeño de servicios de la misma afiliación.
Existen actualmente algunos casos que permiten la excepción entre la jubilación y el desarrollo
de actividades remuneradas, tales como (a) la jubilación y la continuidad de la actividad
docente en institutos de enseñanza, (b) la jubilación servida por el régimen de industria y
comercio y la continuidad de la actividad de titulares de empresas unipersonales amparadas
en el régimen de monotributo (art. 74 de la Ley N° 18.083) y (c) la jubilación y la continuidad
del desempeño de actividad docente contratada por el Instituto Nacional de Empleo y
Formación Profesional (Ley No. 18.721).
No cabe duda que los profesionales universitarios que nos ocupan, nacidos con anterioridad a
1970 y que se hubieran recibido antes del 1º de marzo de 2006, deberían tener la misma

oportunidad que el resto de sus colegas (mayores y menores /con mayor y menor antigüedad
en el ejercicio de la profesión) de acceder a los beneficios jubilatorios provistos por el Banco de
Previsión Social permitiéndoles continuar con el ejercicio libre de la profesión.
Por otra parte, la aprobación de este proyecto de ley no genera gastos adicionales para el
erario público.

Montevideo, 16 de junio de 2016

Senador Pablo Mieres