Montevideo, 26 de setiembre de 2016

Sr. Presidente de la Cámara de Senadores
Raúl Sendic

De mi mayor consideración:
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 157 del Reglamento de la Cámara de
Senadores, me dirijo a Ud a los efectos de presentar el Proyecto de Ley que se adjunta
referido a la extensión del derecho al goce de la licencia por paternidad en caso de
fallecimiento o incapacidad absoluta de la madre en el momento del parto o
puerperio.

Senador Pablo Mieres

PROYECTO DE LEY.

Artículo 1º. Agréguese al artículo 8 de la Ley No. 19.161 de 15 de noviembre de 2013
el siguiente inciso final “En los casos de fallecimiento de la madre al momento del
parto o durante el período puerperal, o que quede en situación de discapacidad
absoluta clínicamente comprobada, el período de descanso se extenderá hasta las 14
semanas del niño.”
Artículo 2º. Modifíquese el artículo 12 de la ley No. 19.161 de 15 de noviembre de
2013, el que quedará redactado de la siguiente forma: “SUBSIDIO PARA CUIDADOS
Artículo 12. (Subsidio parental para cuidados).- Las trabajadoras incluidas en el artículo
1º y los trabajadores incluidos en el artículo 7º de la presente ley, serán beneficiarios
de un subsidio para el cuidado del recién nacido, que podrán usar indistintamente y en
forma alternada el padre y la madre una vez finalizado el período de subsidio por
maternidad previsto en el artículo 2º de la presente ley, hasta que el referido hijo de
los beneficiarios cumpla cuatro meses de edad. Dicho plazo máximo de goce del
subsidio se extenderá, a partir del 1º de enero de 2015, hasta los cinco meses de edad
del hijo y a partir de 1º de enero de 2016, hasta sus seis meses de edad. Uno u otro
beneficiario sólo podrán acceder al subsidio siempre que la trabajadora permaneciere
en actividad o amparada al seguro por enfermedad, salvo el caso de fallecimiento de la
madre en el parto o durante el período de subsidio, en cuyo caso el padre tendrá
derecho a hacer uso del referido subsidio por el plazo establecido. El goce del subsidio
parental es incompatible con la percepción de cualquier subsidio por inactividad
compensada por parte del mismo beneficiario.

Montevideo, 26 de setiembre de 2016

Senador Pablo Mieres

EXPOSICION DE MOTIVOS.

El presente Proyecto de Ley busca llenar un vacío legal que da lugar a situaciones de
gran injusticia y desprotección de los niños en sus primeros meses de vida. Nos
referimos a los casos en que ocurre la desgracia de que en el momento del parto o
durante el período puerperal, la madre fallezca o quede afectada por una discapacidad
total.
El actual marco normativo no protege al niño recién nacido en estas tristes
circunstancias, habida cuenta de que las licencias maternal y de cuidados no prevén
tales hipótesis y, por lo tanto, no prevén alternativas para que el padre pueda tener las
correspondientes licencias que le permitan acompañar al niño en tales circunstancias.
Si bien se trata de una hipótesis no prevista, seguramente no ha sido la voluntad del
legislador. Tan es así que, en aras de proteger al niño, en materia de adopción el
legislador otorga a cualquiera de los padres adoptantes una licencia de seis semanas
continuas. Quiere decir que, en caso de fallecimiento de la madre adoptante en forma
inmediata a la entrega del menor, el padre adoptante tiene derecho a seis semanas
continuas de licencia para ocuparse del niño.
La Exposición de Motivos de la Ley No. 17.292 lo explica claramente: “se estableció
que tan importante como brindar asistencia a la mujer en forma previa y posterior al
parto, lo constituye la asistencia a recibir por los padres, a efectos de facilitar la
dedicación de éstos al menor o menores que en situaciones de indefensión son
incorporados en un núcleo familiar, los cuales deben tener la facilidad para dar
mayores cuidados y afecto al menor en los primeros días de su relación”.
Sin embargo, cuando se trata del hijo biológico el padre no tiene las mismas facilidades
para el cuidado de su hijo ante la eventualidad del fallecimiento o discapacidad de la
madre.
Es por ello que parece razonable modificar o ajustar el marco normativo vigente de
manera de facilitar que el mismo pueda dar al niño los cuidados y afectos
imprescindibles; particularmente en las graves circunstancias referidas.
Algo similar ocurre con la normativa que establece el subsidio de cuidados, habida
cuenta de que la ley condiciona –entendemos que inadvertidamente- el derecho del
padre a dicho subsidio, al hecho de que la madre se encuentre en actividad o
amparada al subsidio por enfermedad.
De nuevo, si ocurriera la desgracia del fallecimiento de la madre durante el parto o en
el período puerperal, el padre no tiene derecho al subsidio, lo que resulta poco
razonable, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata del momento en que el
menor tendrá mayor necesidad de los cuidados de su padre.
En este sentido, en la discusión previa a la sanción de la Ley No. 19.161, en ocasión de
la comparecencia del entonces Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Eduardo Brenta,

a la Comisión de Asuntos Sociales y Laborales de la Cámara de Senadores, se destacó la
importancia de generar en el marco del Sistema Nacional de Cuidados, la protección a
la maternidad y paternidad de los trabajadores.
El entonces ministro, Eduardo Brenta, señalaba en la oportunidad, que si se analizaban
los indicadores que muestra el mercado de trabajo, se concluía que la responsabilidad
del cuidado de los hijos recae básicamente en las mujeres, lo que tiene un efecto
negativo en dos sentidos: por un lado, respecto a la participación de la mujer en el
mercado de trabajo y, por otro, en el vínculo familiar en la primera etapa de vida. En
ese mismo sentido, agregaba que ese fue el motivo por el que se trabajó sobre la base
de la generación de un período de licencia con medio horario que pueda ser usada
indistintamente por el padre o por la madre, en tanto ello fortalece la
corresponsabilidad en el cuidado de los hijos y la equidad.
Sin embargo, se estableció que la licencia podía ser utilizada por el padre siempre que
la madre estuviera trabajando o con licencia por enfermedad; estimamos que sin
advertir la posibilidad de que la trabajadora hubiera fallecido en el parto o durante el
período de subsidio.
Es por tal motivo que, con el ánimo de subsanar un vacío legal en el primer caso y una
omisión de la norma en el segundo, se propone el proyecto de ley que acompañamos. 

Montevideo, 26 de setiembre de 2016

Senador Pablo Mieres