Elsa Yarza. Referente del PI en el departamento de Lavalleja

Escribe: Elsa Yarza. Referente de Lavalleja

En el tejido político de este país pequeño, en el panorama político somos un diminuto pero decidido partido, con la creencia de que “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, puede cambiar el mundo”.

Desde su inicio, este partido ha sido una voz constante en medio del ámbito político, un faro de esperanza para aquellos como yo que creen en el poder de la persistencia y la dedicación. Con una convicción arraigada que se puede transformar el país y hacerlo cada día mejor. Cada acción, cada decisión tomada tiene un solo propósito, mejorar la vida de todos los uruguayos.

El partido tiene una voluntad inquebrantable de enfrentar los desafíos que se le presenten, como ya lo ha demostrado. No se amilana ante la adversidad, más bien, la ve como una oportunidad para crecer y aprender. Cada obstáculo se convierte en una prueba de su determinación, cada fracaso una lección para el futuro.

A medida que el tiempo avanza, este partido pequeño pero valiente ha demostrado una y otra vez su capacidad para desempeñar los cargos que desempeñó. Hoy más que nunca su trabajo continuo y su labor en los cargos ocupados ha ganado el respeto de aquellos que alguna vez dudaron de su influencia. Su compromiso con el país y su gente es inquebrantable, siempre con una visión de un futuro mejor.

En este momento crucial de nuestra historia es vital que nos unamos como una fuerza cohesionada, con una visión clara y un propósito compartido: el crecimiento y la consolidación de nuestro partido a nivel nacional, así como la defensa y promoción del trabajo incansable de las mujeres en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Por eso, como miembros de un partido político comprometido con la justicia social y la equidad de género, es nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para apoyar y promover el trabajo de las mujeres. Esto implica no solo garantizar su participación activa en todos los niveles de gobierno y en la toma de decisiones, sino también crear políticas y programas que aborden de manera efectiva las desigualdades sistémicas que enfrentan.

Demasiado a menudo, vemos cómo las decisiones políticas y los recursos se concentran en la capital, dejando al interior marginado y desatendido. Esto perpetúa las desigualdades socioeconómicas  entre la capital y el resto del país.

En este sentido, me comprometo a trabajar codo a codo con todos nuestros compañeros y compañeras de partido para impulsar una agenda política que refleje nuestros valores y principios fundamentales. Debemos ser una voz unificada que defienda los intereses de todos los ciudadanos y ciudadanas, especialmente aquellos que han sido históricamente marginados y excluidos. Solo juntos podemos construir un futuro más justo, y próspero para todos.

Por último, quiero expresar mi profunda gratitud a Pablo por su liderazgo y su dedicación al servicio público. Tu compromiso con nuestra causa común es verdaderamente inspirador, y estoy seguro de que juntos podemos lograr grandes cosas para nuestro partido y para nuestro país. Sigamos adelante con determinación y esperanza, sabiendo que cada paso que damos nos acerca un poco más a la realización de nuestro ideal compartido de una sociedad más justa y equitativa.