El pasado 4 de abril el Intendente de Montevideo, Daniel Martínez, llegó a los 1000 días al frente del gobierno de la capital.

Entre los logros exhibidos, menciona que la ciudad tendrá obras que no tuvo en muchos años, y es verdad. También es verdad que no las ha tenido durante los 27 años de gobierno frenteamplista en la capital y los 12 que lleva en el gobierno del país, contando con todo el apoyo necesario y deseado. Además, ahora que se decide a hacerlas (entre ellas las enmarcadas en el Fondo Capital acordado con Novick), tampoco cumplen con lo planificado ya que el cronograma establecía inicio de obras durante el 2017 y todavía no arrancan.

Otro de los logros mencionados es que la Intendencia recoge más kilos de basura que antes y seguramente es así. Pero de las soluciones de fondo ni noticias. ¿Dónde está la tecnología que permitiría identificar el nivel de carga de los contenedores? ¿Para cuando un Programa de Clasificación Domiciliaria de Residuos que promueva que los hogares montevideanos clasifiquen en bolsas biodegradables de distinto color que luego sean volcados en contenedores diferenciados? ¿Cuánto falta para implementar un sistema de disposición final de residuos a través del relleno sanitario que confine herméticamente a los residuos allí depositados? Es una obra importante pero súper prioritaria!

Los cambios en el sistema de transporte iban a ser revolucionarios. Resulta que hasta el momento esa revolución se traduce en la consolidación de la tarjeta STM (sistema que existe hace mas de 20 años en el mundo desarrollado), un protocolo para la limpieza y uso de la radio en las unidades de transporte y…ah, sí, claro, como 3 aumentos del boleto.
Pero, ¿qué fue de la promesa de eliminar el efectivo de ómnibus y taxis? Se anunció en marzo de 2016 y hasta ahora nada. ¿Dónde quedó la promesa de reducción del tiempo de espera en las paradas? Sería bueno explicarle los “logros” en esta área a usuarios del 158, del 405, del 151, del 125… ¿Qué fue de la promesa de vías rápidas para buses? ¿Cuánto falta para que tengamos en Montevideo un programa de transformación y mejora del transporte público colectivo? Con vías preferenciales, con paradas cada 1.000 metros y sin interrupciones viales, con circuitos secundarios de intercambio entre puntos de origen/destino, boleto único de tipo magnético…

Hace 11359 días que vivo en Montevideo y van 10196 días de gobiernos del Frente Amplio en la capital, pero los asuntos que afectan cotidianamente la vida de sus habitantes siguen allí tan campantes. La basura, el transporte, la infraestructura….son los viejos problemas centrales tan presentes como siempre.

Agreguemos que el Intendente Martínez está jugando fuerte en la carrera por el premio mayor del 2019, esto es, la Presidencia de la República. Ello hace que distraiga energías en construir su imagen de candidato oficialista, lo cual es una mala noticia para la gestión de gobierno y para las probabilidades de solución de los viejos problemas departamentales. Hay peligro de que nuevamente se vaya en promesas, cuestión que además es un mal augurio de una hipotética gestión como Presidente. Si no puede con la Intendencia…

A esta administración le quedan 2 años de gobierno en Montevideo, tiempo suficiente para dar vuelta la taba y encaminarse a cumplir alguna de sus promesas electorales. Para eso debe aflojarle a la retórica, a la propaganda de obras que no arrancan, en fin, debe ponerse a trabajar en las que duelen, porque todavía tiene demasiadas cuentas pendientes.

A %d blogueros les gusta esto: