El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia ha autorizado la inscripción de Evo Morales como candidato a las elecciones presidenciales de 2019. Tal decisión contradice flagrantemente el resultado del referéndum de 2016 que negó la posibilidad de modificar la Constitución Boliviana a los efectos de autorizar la re-elección indefinida. Ello significa un ataque directo a la democracia de ese país y, de resultar exitosa la maniobra, la culminación de un golpe de Estado.

Ya hemos vivido este tipo de atropello a las instituciones democráticas en otros gobiernos latinoamericanos que abrazaron el Socialismo del Siglo XXI: Venezuela, Nicaragua, Ecuador (sin éxito) y ahora Bolivia. Esta doctrina no acepta  que en una sociedad pluralista y democrática  la alternancia en el poder, aunque sea indeseable para el Partido de gobierno, no debe nunca ser obstruida en contra de la voluntad popular.

El Partido Independiente del Uruguay exhorta a la OEA a pronunciarse en forma clara y contundente sobre este nuevo atentado contra la credibilidad y la fortaleza de la democracia en nuestra región.

Montevideo 17/12/2018

Documento de la Declaración 
A %d blogueros les gusta esto: