En treinta años de vida el MERCOSUR no ha sido exitoso. Su ambicioso proyecto de crear un mercado común fracasó, pero más grave aún resultó no haber logrado una institucionalidad, un ordenamiento jurídico y un sistema de solución de controversias que fuera respetado por sus propios miembros.

El reclamo de la República Oriental del Uruguay para que el MERCOSUR  se abra al mundo está plenamente justificado y viene de larga data. Si el MERCOSUR no desea interactuar más dinámicamente con el mercado mundial, corresponde que abra esa posibilidad a sus socios, particularmente a aquellos que carecen de un amplio mercado  interno.

El reclamo del Uruguay  es justo y es un tema de Estado. El Partido Independiente respalda la posición asumida por el gobierno nacional y llama a los partidos políticos y a los organismos de la sociedad civil a respaldar este y futuros gobiernos que defiendan los intereses comerciales de nuestro país.

A %d blogueros les gusta esto: