El día 1 de mayo de 2021 la Asamblea de la República de El Salvador destituyó a todos los miembros de la Sala Constitucional así como al Fiscal General.

El Salvador es signatario de la Carta Democrática de la OEA que establece en forma inequívoca que uno de los objetivos principales que tiene la separación de los poderes públicos es la garantía de la autonomía de los jueces. Es esencial a un Estado democrático que la independencia de la judicatura sea garantizada por la ley y los poderes políticos.

El Partido Independiente del Uruguay se une a la preocupación expresada por varios países de América y de Europa así como por los secretarios generales de la ONU y la OEA en el sentido de que esta destitución constituye una infracción del principio de independencia del poder judicial.

Asimismo, y vista las excelentes relaciones diplomáticas que han unido a nuestros países, expresa su consternación ante este acto que atenta contra los significativos avances democráticos que El Salvador ha consolidado luego de un largo período de guerra civil.

A %d blogueros les gusta esto: