Ante los trágicos acontecimientos que están sucediendo en la República Bolivariana de Venezuela, la Mesa Ejecutiva Nacional (MEN) del Partido Independiente (PI) manifiesta su profunda intranquilidad y preocupación.

El PI no reconoce la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro y desea recordar al pueblo uruguayo las consistentes declaraciones públicas de su MEN  denunciando atropellos a la Constitución en  dicho país:

  1. El 6 de Setiembre de 2016, se denuncia al régimen de Nicolás Maduro por no reconocer los poderes de la Asamblea Nacional.
  2. El 22 de octubre de 2016, se denuncia la suspensión del Referéndum Revocatorio.
  3. El 21 de diciembre de 2016, se condena la usurpación de funciones de la Asamblea Nacional por parte del Tribunal Supremo de Justicia.
  4. El 6 de mayo de 2017 se condena la intención del Presidente Maduro de formar una Asamblea Nacional Constituyente con la mitad de sus representantes provenientes de corporaciones afines al régimen.
  • El 17 de mayo de 2018, ante la intención de la dictadura de Nicolás Maduro de mantenerse en el poder mediante un fraudulento acto electoral, la MEN del PI declara que considerará nulo y carente de valor el mencionado acto electoral del 20 de mayo de 2018.

En esta última declaración, una vez más, el PI repudia la actitud cómplice asumida por el gobierno de la República Oriental del Uruguay durante esta lamentable sucesión de hechos políticos que traiciona las mejores tradiciones de nuestra Patria y ofende a todos los uruguayos auténticamente democráticos.

Ha sido siempre la opinión del PI, que la angustiante crisis venezolana debe ser resuelta por los venezolanos. Y nada mejor para ello que la celebración de elecciones libres y limpias, sin políticos presos o proscriptos, con un Tribunal Electoral independiente y, para mayor garantía de todas las partes, con una adecuada supervisión internacional.

La MEN del PI rechaza cualquier intento de intervención militar extranjera, venga de donde venga, para resolver el destino de los venezolanos.

La MEN del PI es consciente de que el descalabro político, económico y social del régimen dictatorial ha desembocado en una crisis humanitaria de inmensas proporciones que exige una respuesta urgente. La Asamblea Nacional de Venezuela ha aprobado el ingreso de la ayuda humanitaria internacional y ha establecido el 23 de febrero de 2019 como fecha de inicio de la misma.

Dada la resistencia manifestada por la dictadura, esta fecha marca un hito que entraña un enorme peligro para el pueblo hermano de Venezuela y nos interpela a todos los demócratas latinoamericanos.

Es importante que el dictador Maduro y sus secuaces entiendan que su tiempo ha terminado y que deben abandonar pacíficamente el ilegítimo poder que detentan. La ayuda debe ser admitida y el gobierno de transición reconocido con el fin de atender las poblaciones más afectadas por la crisis y preparar las condiciones para que los venezolanos decidan su destino democráticamente a través de elecciones.

El chavismo tendrá la oportunidad, en las elecciones, de constatar cuanto apoyo real posee entre la población venezolana por lo que tiene el deber moral – y patriótico – de encontrar una solución pacífica al dilema que enfrenta y ahorrarle a   su pueblo un baño de sangre que enlutaría a toda América Latina.

19/02/2019

A %d blogueros les gusta esto: