Acto Lanzamiento de Campaña

Melisa Freiría – Comisión de juventud

Ortega y Gasset una vez dijo: “Camina lento. No te apresures. Que a donde tienes que llegar es a ti mismo”. Y hoy, es un excelente día para que el Partido Independiente se haga esa gran pregunta: “¿Hemos llegado a ser nosotros mismos?”. O más simple: “¿Quiénes somos?”.

Sé que algunos deben estar pensando: Qué tiene que ver un acto de lanzamiento de campaña, con saber quiénes somos? Hoy en día, mucho tiene que ver, y digo: “Hoy en día”, porque volvemos a tener que hacerle frente a un gran enemigo que desde siempre nos ha venido pisando los talones y respirando en la nuca: la intolerancia. Intolerancia, que se traduce en el pensamiento que nos divide entre los buenos y los malos; que nos hace creer que la política, es un juego de ajedrez, donde gana el primero en matar al rey del otro bando; que nos deja sin matices y polariza nuestra vida pública, nuestros discursos, nuestras estrategias electorales y las intenta reducir a solamente dos posibilidades: “vamos por el cuarto gobierno” ò “a estos hay que sacarlos cueste lo que cueste”.

Y yo me pregunto: ¿acaso la separación, la distinción entre partidos, nos obliga a odiar al que piensa diferente? ¿En qué momento fue que empezamos a desinteresarnos por lo que piensa el otro, por comprender su manera de ver al mundo y -por el contrario- empezamos a invertir mucho más esfuerzo en construir una realidad de país -donde se puso- como campo de lo posible solo dos alternativas: “Ellos” o “nosotros”?.

Entonces vuelvo a preguntarme: ¿Quiénes somos?

Somos voluntad. Voluntad de abrir un nuevo capítulo en la política de nuestro país. Una voluntad que no grita a los cuatro vientos “YO TENGO LA RAZÓN”, ni tampoco “YO SOY LA ÚNICA OPCIÓN”; porque -el primer paso hacia la intolerancia- es siempre construirse a uno mismo como los dueños de la verdad y, por eso mismo, Hoy, el Partido Independiente es voluntad de preguntar, más que de responder; de escuchar, de construir un horizonte político donde la tolerancia, la democracia y los valores republicanos prevalezcan.

Somos también resistencia. Resistencia a la simplificación de la realidad. Resistencia a la tentación siempre al alcance de la mano, de insultar o menospreciar a nuestros rivales. Resistencia a conformarnos con lo que somos, con nuestra forma de pensar y estar siempre a la captura de nuestro propio error; porque no existe convicción tal, que podamos dejar de trabajar sobre ella.

Y hay algo más: Somos cambio… Somos cambio para que se piense profunda y críticamente el Uruguay que vivimos. Hablo en nombre de la juventud, cuando digo que queremos que el Partido Independiente asuma el reto de hacerse las preguntas más difíciles; de preguntarse por qué muchos hablan de más cámaras, más policías, aumentar penas, pero no hablamos de ese niño que muchas veces olvidado por todos nosotros, se cría en una casa donde le sobran violencia y drogas, pero le falta el abrazo de una madre, arroz en el plato o un lugar donde dormir… Y aun así, después nos sorprendemos y aterrorizamos cuando años más tarde comete algún delito y -en nuestras mentes- reducimos a la delincuencia a un solo un puñado de índices que suben y bajan a lo largo de los años.

De preguntarnos: por qué molesta tanto, renunciar a algo para que el otro tenga la posibilidad de tener una mejor vida?… Y acá déjenme decirles algo. “La libertad es como una cometa que vuela porque está atada” como decía José Luis Sampedro, “Atada a la igualdad y a la fraternidad; una Libertad responsable frente a los demás.” Entonces por qué cuesta tanto la empatía? la empatía genuina, sin fronteras: No la políticamente correcta.

De preguntarnos: ¿por qué a la vez que estoy hablando, a pocas cuadras de acá -como en muchos rincones de nuestro país-, hay gente viviendo en la calle en una sucia vereda?… Aunque algunos lo reivindiquen como un derecho…

De preguntarse: ¿por qué la mayor parte de nosotros, cuando compramos algo, nunca nos fijamos de dónde viene ese mismo producto, quién sufre las consecuencias de nuestra compra, cuántos recursos extrajimos de la Tierra para satisfacernos?

Queremos que nuestro partido asuma el desafío de preguntarse, finalmente, por qué como país somos incapaces de crear un proyecto nacional a largo plazo, un consenso que esté por encima de cualquier toldería política.

¡Somos voluntad, somos resistencia y somos cambio! Y como enseña la Historia: el primer instrumento para lograr el cambio es la esperanza de que podemos lograrlo. Pero esa esperanza de cambio, no está en la letra de nuestro programa, en la tela violeta de nuestra bandera, o en encuentros como el de hoy; esa esperanza está en cada una y cada uno de nosotros.

Por último déjenme decirles…el día en que los uruguayos decidan quizás, depositar en nosotros la confianza y responsabilidad de gobernar el país, vamos a poder mirar a todos a los ojos, desde el primer día hasta el último, porque este partido siempre mantiene presente la razón original del compromiso, el por qué nació este proyecto.

Y es por eso que desde la juventud del Partido Independiente, queremos decirles a todos: que estamos convencidos de lo que hacemos, estamos convencidos de lo que pensamos, estamos convencidos de que estamos preparados y de que cambiar se puede!

Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: