“Háganse cargo de sus propios errores”, le dijo al Frente Amplio y al Poder Ejecutivo


Nuestro diputado por Montevideo, Iván Posada, intervino esta semana en la Cámara de Representantes sobre la polémica generada a partir del pedido de venias del Poder Ejecutivo para destituir a cuatro generales (tres integrantes del Tribunal de alzada y uno del Tribunal de Honor) que evaluaron la conducta de José Nino Gavazzo a raíz del encarcelamiento injusto de un compañero de armas, pero que derivó en la confesión de aquel del asesinato del militante tupamaro Roberto Gomensoro, desaparecido en 1973. El fallo de los tribunales que intervinieron concluyó que Gavazzo no había afectado el honor de las Fuerzas Armadas. Pero las confesiones de Gavazzo obligaban tanto a los integrantes de los tribunales como al comandante del Ejército y el ministro de Defensa, a informar sobre la confesión del crimen a sus respectivos superiores, lo cual, según aseguraron todos ellos (y lo documentaron) hicieron. El fallo, de todas formas, fue homologado por el Poder Ejecutivo a principios de año.

A partir de la publicación de una nota periodística de Leonardo Haberkorn en el diario “El Observador”, dos meses después de haberse homologado el fallo por parte del Poder Ejecutivo, el presidente decidió destituir a los generales involucrados; al comandante del Ejército, Guido Manini Ríos, y al ministro de Defensa, Jorge Menéndez (quien falleció días después a causa de un cáncer). Alegando que cuatro de las destituciones de los generales necesitan venia (aunque el artículo 68 de la Constitución lo faculta a hacerlo sin venia), el Poder Ejecutivo envió la solicitud al Senado, que finalmente no consiguió la mayoría especial necesaria para votarlas.

El Partido Independiente (PI), a través de nuestro senador, Pablo MIeres, votó negativamente.En el marco de la consideración del proyecto de ley sobre reforma militar, la polémica por este episodio resurgió.Posada acusó al Poder Ejecutivo de lavarse las manos en este tema y de no hacerse cargo de sus errores y responsabilizó de toda la situación en primer término al ex comandante del Ejército y actual candidato presidencial Guido Manini Ríos y en segundo término al presidente de la República por haberse escudado en que no leyó el fallo del tribunal que él mismo homologó y contradiciendo la palabra del ministro Menéndez quien, a pocos días de su muerte aseguró que informó a Presidencia en tiempo y forma.

A %d blogueros les gusta esto: