No se justifican estos sueldos de ninguna manera. Capaz que hay gente a la que ni le suena lo que es Gas Sayago. Se aprovechó para crear unos sueldos que si fueran empleos públicos no estarían permitidos. En el 2015 si se sumaba lo que ganaban todos, es una cifra cercana a lo que ganan todos los senadores.

Pasaron años pagando estos salarios y no tenemos regasificadora: pagamos sueldos de gusto. La primera reacción del oficialismo fue ocultarlo: decían que había que mantener esto en reserva, que no se podía saber. Nosotros decíamos que no se podía ocultar esto a la gente. Como nos indignamos, dieron marcha atrás y dijeron que lo único que querían mantener en reserva era el contenido de los contratos.

Hay que mirar todo con detalle. La cifra de los salarios es escandalosa. Las otras cifras no sé porque no conozco el mercado. Hay que cuestionar por qué se contrató a esta empresa, que es la segunda más cara de todas las que se presentaron a la licitación. Pasan los años y no tenemos regasificadora. No tenemos regasificadora y pagamos unos salarios pornográficos.

Daniel Martínez informó con la mejor disposición, pero en la etapa que él fue presidente de Ancap estas cosas no tenían este nivel escandaloso.

A %d blogueros les gusta esto: