El futuro Ministro de Trabajo anunció que la primera reunión formal va a ser con el movimiento sindical.

El futuro ministro de Trabajo y Seguridad Social, el líder del Partido Independiente (PI), Pablo Mieres, dijo hoy en el programa Puntos de vista de Radio Uruguay que durante su administración buscará ser garante tanto de los trabajadores como de los empresarios.

“Puede haber confianza del movimiento sindical y de las cámaras empresariales hacia un Ministerio que tiene que jugar un papel realmente de árbitro en las situaciones en las que sea necesario, árbitro con garantía de ecuanimidad”, dijo.

Afirmó que hay un trabajo de confianza que hay que construir porque los sindicatos especularán con que no se los va a favorecer y “si los empresarios están pensando en algo que vuelva a mover el péndulo para [favorecerlos], no va a ser así”.

Mieres anunció que la primera reunión formal, después de asumir en su cargo, va a ser con el movimiento sindical. En enero el presidente electo, Luis Lacalle Pou, se reunirá con el Pit-Cnt y Mieres está esperando a ese encuentro para iniciar los contactos.

Aseguró que, si bien está claro que hay una “pulseada” entre trabajadores y empleadores, también hay zonas de confluencias. “Hay áreas en las que es posible construir una relación ganar-ganar porque hay aspectos en los que el empleador y el trabajador tienen intereses convergentes […] Si a una empresa le va bien, los trabajadores debería ser parte del éxito y por lo tanto recibir los resultados de ese éxito en su debida proporción”, dijo.

Como ejemplo de confianza entre trabajadores y empresarios citó el caso de la construcción y dijo que para que haya entendimiento entre las partes tienen que haber “un mapa común de la realidad”, algo que puede hacer el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

“Cuando no se coincide en ese aspecto hay más posibilidad de conflictos”, además, dijo que en los Consejos de Salarios la lógica de funcionamiento será bipartita. “El gobierno tiene que ayudar a que las cosas caminen y, en la medida en que no es necesario, no intervenir”, aseguró.

Dijo que uno de los criterios para los incrementos salariales será la flexibilidad. Se tendrá en cuenta algunas variables, como puede ser el área geográfica o el tamaño de la empresa, pero aclaró que se trata de una red de variables.

Por otra parte, afirmó que “no es aceptable la ocupación como un mecanismo de [resolución] conflicto y que va a haber decisiones normativas estableciéndolo”. Ante la eventualidad de que ocurran agregó que se solicitará que se levante la ocupación y, “en la medida en que no esté en el ordenamiento jurídico, si no se cumple, mandaremos desocupar”.

Tomado de La diaria

A %d blogueros les gusta esto: