Candidatos a la cancha

Pasaron las elecciones internas y ya se conocen los ciudadanos que serán los presidenciables por cada partido. ¿Cómo evalúa la participación alcanzada? ¿Cuál es su opinión sobre los diferentes ganadores en cada partido? ¿Hubo alguna sorpresa destacable en las internas partidarias? ¿Condicionan los resultados las fórmulas? ¿Está satisfecho con el desarrollo de esta instancia democrática?

Respuesta de Gonzalo Pérez del Castillo 02/07/2019

La mejor noticia es que ganó el Uruguay. Ganamos los uruguayos. Nuestro electorado es demócrata, pluralista, republicano, respetuoso de sus instituciones y tradiciones políticas. Está cansado de radicalismos, de falsas oposiciones y  de confrontaciones estériles  que solo perjudican al país. Solo un porcentaje  menor  se deja seducir por oportunistas.

La victoria de los tres candidatos Talvi, Martínez y Lacalle deja claro que la población está pronta para  un cambio generacional en el liderazgo político. Eso es excelente.

Queda demostrado  que la línea radical del Frente Amplio tiene el poder, pero no la mayoría de los frenteamplistas. Tal vez ahora Martínez se atreva a reconocer públicamente  algo tan obvio y consabido como que la URSS fue un fracaso sin tener que pedirle disculpas a sus dogmáticos compañeros.

Talvi ha hecho una campaña admirable. Fue coherente en no apoyarse en las viejas estructuras partidarias hasta el final. Le propuso  a su partido  recuperar  la audacia política y la sensibilidad social de los gobiernos de Batlle y Ordoñez. Una jugada difícil para un economista de la Escuela de Chicago, pero lo hizo. Invitó con convicción a soñar, a volver a creer que Uruguay puede, y fue convincente.

Lacalle Pou llevó la peor parte de una campaña electoral que quedará en la historia por lo desleal y sucia. La enfrentó con serenidad y grandeza y en el momento de la victoria llamó a la unidad y no pasó factura. Demostró a todos, propios y ajenos, que es un político de raza y que va por más.

Entre los partidos chicos la sorpresa fue la performance de Cabildo Abierto. Es lamentable que las fuerzas armadas consideren que necesitan tener su propia expresión política. Peor aún sería que, de ahora en adelante,  un  Comandante en Jefe pueda  aprovechar el  cargo para armar su carrera política, como se ha hecho desde la presidencia de  ANCAP, ANTEL o UTE.

Pero el resultado de elecciones internas, sin competencia en estos partidos, no debe llevar a falsas conclusiones.  La cuarta fuerza política del país sigue y seguirá siendo el Partido Independiente porque si algo han demostrado estas elecciones internas es la naturaleza de la vocación política del  pueblo uruguayo. Las coaliciones que serían capaces de introducir las profundas reformas que el país necesita (educación, seguridad, productividad y relaciones internacionales) no deben ser contra el FA o contra los Partidos Tradicionales  sino entre todos los que compartimos convicciones democráticas  similares y contra los dogmas de uno y otro lado que vienen jaqueando el desarrollo del Uruguay desde hace décadas.

Habilidades

Publicado el

julio 8, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: