El síntoma de no me importa… Porque sí ir a votar.

,
El síntoma de no me importa… Porque sí ir a votar.

Todos los días leemos en la redes o escuchamos en el bondi, gente quejándose o criticando la calidad de vida que llevan, el precio del boleto, una obra que dura 10 meses, la ley que se votó o que se dejó de votar, la inseguridad, la educación o lo que sea…

Y también escuchamos a diario aquellos descreídos que dicen, “ya no creo en la política”, “son todos iguales”, “no voy a desperdiciar mi domingo en ir a votar a estos”…

Y sin lugar a dudas todos ellos están haciendo política.

Entonces qué pasa en realidad cuando la queja se queda dormida en el teclado de una computadora y el descreído se queda ofuscado cual chiquillo al que no le dieron la paleta en un rincón de su casa:

No podemos olvidar que la política es una herramienta que permite mejorar la calidad de vida de la gente. Pero también es una herramienta, que es capaz tanto de construir la más ingeniosa casa, como de derribar el más fuerte de los edificios. 

O que personas que ya vivieron la mayor parte de su vida decidan, por las que todavía les queda la mayor parte por vivir. Porque es cierto, que el descreimiento de los jóvenes hacia la política ha venido acentuándose en los últimos años y esto a mí entender es un atentado hacia nuestra democracia.          

Muchas veces escuchamos decir “estos hacen lo que quieren”, “estos son todos iguales”.

Y olvidamos que “estos” son los representantes que nosotros elegimos de forma libre y conciente.

Y aquí otro gran problema del “síndrome, no me importa”.

Con la masividad de información que nos rodea constantemente,  con el acceso a la información en tan solo un clic, es un gran peligro el voto desinformado, o el voto por marketing.

No importa cuál sea tu criterio a la hora de votar, pero ¡ojo! que haya un criterio y que sea prudente y responsable.

A través del voto podemos participar de las decisiones de estado. A través del voto marcas tu reflexión sobre la situación país.

No dejen que otros decidan el camino por que cual vas a tener que andar los próximos años, no prestes tus zapatos para que otros caminen por ti.

Haz valer tu derecho este 30 de junio y de paso a provecha el día para celebrar que vivís en democracia, por los que no la tuvieron y para que nunca deje de ser así. 

Tati Ferrari

Habilidades

Publicado el

junio 19, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: