El voto al TLC con Chile, no hay que comerse la pastilla

,
El voto al TLC con Chile, no hay que comerse la pastilla

Pablo Mieres

Quien crea que la decisión del Plenario del Frente Amplio es el triunfo de la política internacional del gobierno comete un grave error de análisis.

En efecto, la votación fue dividida prácticamente en mitades y la decisión que aprueba la votación del TLC con Chile es acotada exclusivamente a este tema y, aún en este tema, es muy restrictiva.

En primer lugar, la decisión se escamoteó al gobierno e, incluso, a la bancada parlamentaria del Frente Amplio, para radicarse en la estructura orgánica del partido. Estructura que, todos sabemos, no representa el voto popular a los diferentes sectores de ese partido sino que sobrerrepresenta a aquellos sectores con aparato militante. Esta forma de decidir es una señal muy preocupante, porque reafirma la idea de la superposición política entre gobierno y partido y proyecta su problemática hacia el futuro y sobre otros temas de mayor relevancia.

En segundo lugar, el resultado de la votación y la distribución de posiciones entre los diferentes sectores ratifican la división existente dentro del Frente Amplio sobre diversos temas de gobierno. Pero, además, pone de relieve el peso decisivo y sustancial del ex Presidente, José Mujica, y su grupo, el MPP, en todos los temas relevantes de ese partido.

El peso de los sectores moderados de la fuerza política es cada día menos gravitante y esta resolución hay que entenderla como una concesión graciosa del que “corta el bacalao” en el Frente. Los sectores más radicales perdieron esta votación porque el MPP decidió que lo perdieran pero, a su vez, este sector sigue liderando las posiciones.

En tercer lugar, porque la entidad del tema era realmente más simbólica que real en sus efectos concretos sobre la política internacional del país y eso fue destacado por José Mujica cuando definió su postura y determinó la de su grupo en la votación de ayer. Es decir, muchachos no se preocupen que acá no hay nada relevante en juego, esta es de las “concesiones” que se pueden hacer para que el Frente Amplio aparezca como equilibrado, cuando en realidad, cuando se trate de asuntos realmente importantes se harán valer las mayorías en forma contundente.

Y efectivamente, la aprobación del TLC con Chile tiene un valor simbólico mayor que el impacto efectivo en la política comercial internacional del país. Pocas veces se ha mencionado que con Chile ya existe un acuerdo de libre comercio para productos, por lo que el acuerdo sólo implica la ampliación de la liberalización comercial al sector de los servicios.

Obviamente, va en la dirección correcta y nos alegra que se haya resuelto finalmente en forma favorable, porque es una señal positiva para el futuro del país. Habrá un impacto positivo, aunque muy modesto, en la mejora del flujo comercial con Chile y, además, se subsana esa situación muy incómoda en que ha quedado el gobierno ante su par chileno, como el propio Tabaré Vázquez reconoció hace ya casi un año.

Pero, no hay que equivocarse. La orientación general impulsada por la Cancillería de promover la apertura comercial al mundo de manera protagónica y decidida sigue cuestionada por la mayoría del Frente Amplio. No hay un triunfo de los sectores moderados, hay una concesión menor y puntual de parte del líder de la otra mitad de ese partido que, con este gesto, destraba un problema y, al mismo tiempo, ratifica su liderazgo hegemónico en su partido.

Estas cosas hay que leerlas muy bien de cara a los temas que se vienen. Nada más ni nada menos que la definición de las candidaturas y el programa de gobierno de ese partido.

En las que duelen, el centro de gravedad del Frente Amplio se ha corrido sustancialmente hacia la mitad que representa a los sectores más ortodoxos, anacrónicos y radicales de esa fuerza política. El que más lo sabe es su líder, el ex presidente José Mujica, que maniobra con inteligencia estos temas para evitar mostrar la evidencia de su predominio.

Entonces, no nos equivoquemos, la aprobación del TLC con Chile es simplemente un gesto para mantener la tranquilidad interna, no es un espaldarazo, ni siquiera un apoyo, a la política exterior del gobierno.

Habilidades

Publicado el

junio 25, 2018

A %d blogueros les gusta esto: