“La verdadera pobreza está en la cabeza”: prioridades para el próximo gobierno.

,
“La verdadera pobreza está en la cabeza”: prioridades para el próximo gobierno.

Frente al registro de la mayor cantidad de personas en situación de calle en Uruguay[1], últimamente se viene escuchando que esta población es, en proporción, menos que la que se encuentra en igual situación en Nueva York o París. Sin embargo, parece no concebirse que no es un fenómeno aislado de otras problemáticas en las que nuestro país también destaca.

En este sentido, los récords de tentativas de suicidios y suicidios[2] (las tasas más altas en Latinoamérica), de consumidores frecuentes de sustancias psicoactivas[3] (al frente entre los más consumidores de marihuana, de cocaína y de pasta base de cocaína en Latinoamérica), de delitos cometidos y de cantidad de delincuentes[4] (o de privados de libertad) no deben considerarse como islas que por azar emergen en simultáneo. Entender estas problemáticas sociales de forma casuística, no relacionadas entre sí, impide ver que son distintas puntas de un mismo iceberg con una profundidad hoy desconocida.

Entre las causas comunes a estas tres problemáticas, aparece en primer lugar la clásica anomia entendida como el debilitamiento de los lazos del individuo con el tejido social. A ella se suman fuertes dificultades del individuo en restablecer estos lazos. En las situaciones de mayor exclusión, aparecen asimismo grandes dificultades para mantener vínculos fuertes y estables, ya no sólo con el conjunto social, sino también en el plano interpersonal.

Como se ve, las causas más que meramente económicas, como lo ha percibido el partido de gobierno, tienden a ser psicosociales. Las personas no se integran a la sociedad sólo mediante el consumo de determinados bienes y servicios. Los censos en situación de calle lo reflejan claramente, al igual que las encuestas que se realizan a consumidores de sustancias psicoactivas. Puede entonces afirmarse que las respuestas gubernamentales han sido radicalmente desenfocadas.

Ahora bien, ¿qué hacer? A futuro no cabe duda que una educación con menor expulsión y mayor calidad traerá como resultado menos jóvenes y adultos excluidos. Para los adultos de hoy hay que fortalecer y ampliar la cobertura de las políticas activas de empleo, a fin de que fomenten la revinculación de aquellas personas con fuertes dificultades para reinsertarse al mercado laboral formal, considerando al empleo como el principal medio de inclusión social. Asimismo, también urge actuar en pos de políticas serias y universales de salud mental. Finalmente, debe mejorarse la calidad del diseño y ampliar la cobertura (menor focalización por ingresos y por edad) de los existentes programas de redes de soporte social.

Sin políticas efectivas y con amplia cobertura en estos ámbitos (educación, revinculación laboral, salud mental y soporte social), es probable que los icebergs se sigan agrandando y manifestando en incremento de tasas de suicidio, población en situación de calle, delitos violentos y adicciones a sustancias psicoactivas. Cuidado: el iceberg visibiliza sólo las situaciones más dramáticas de cada una de estas problemáticas sociales que se manifiestan a los ojos de todos; otras problemáticas como la depresión u otras enfermedades mentales (incluyendo otras adicciones no mencionadas), los diferentes tipos de violencia no delictual u otras pautas culturales no deseables como la intolerancia, por ejemplo, quedan bajo el agua. Cambiar el enfoque de las políticas sociales es urgente y, dada la emergencia social que está viviendo nuestro país, debe ser el primer tema que debería ingresar a la agenda el lunes después de conocidos los resultados de las elecciones.


[1] Datos del MIDES – Censo de calle.

[2] Datos del INE en base a registros del Ministerio de Salud.

[3] Datos de la Junta Nacional de Drogas.

[4] Datos del Ministerio del Interior.

Habilidades

Publicado el

julio 2, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: