Las tres mentiras de Cosse

,
Las tres mentiras de Cosse

Lo que hizo ANTEL es absolutamente inédito en el mundo.

Hace unos días interpelamos a la Ministra de Industria, Carolina Cosse y al Directorio de ANTEL por el proceso de construcción del ANTEL ARENA.
Dijimos con claridad que el objeto de la interpelación no era cuestionar la existencia de un Centro de Espectáculos, ni cuestionar la inversión en cultura. Nos parece muy importante el desarrollo cultural del país y, ojalá el nuevo centro de espectáculos sea disfrutado y aprovechado por todos los uruguayos.

Pero no podíamos dejar pasar lo ocurrido en el proceso de construcción del ANTEL ARENA, porque se llevó a cabo contraviniendo disposiciones constitucionales y legislativas, desatendiendo las observaciones del Tribunal de Cuentas, que cuestionó todas y cada una de las resoluciones de ANTEL sobre ANTEL ARENA y porque pretendió, escandalosamente, rodear del secreto, la reserva y la confidencialidad una inversión que terminó saliendo al país más de 80 millones de dólares.

Todos estos hechos quedaron claramente plasmados en el debate parlamentario, sobre el que la ministra y las autoridades de ANTEL no quisieron responder la mayor parte de las preguntas y, lo más grave, expresaron una concepción de defensa del secreto y de la opacidad que habla de una filosofía de gobierno totalmente rechazable. Sólo a modo de ejemplo, el Directorio de ANTEL declaró reservadas por diez años todas las resoluciones sobre la construcción de ANTEL ARENA. ¡Qué tupé! ¡Qué falta de reflejos republicanos! ¡Qué peligro estas cabezas gobernando! ¡Cuánta soberbia encontramos en las respuestas a nuestros reclamos!

Pero quizás lo más contundente de todo es que la inversión para la construcción del ANTEL ARENA se fundó en tres mentiras que, en su momento, la ministra Carolina Cosse expresó cuando era Presidenta de ANTEL.

En efecto, la primera mentira fue sobre el costo de la construcción de ANTEL ARENA.

Decía Cosse en 2013 que la obra saldría 40 millones de dólares y, ante la duda de algunos periodistas, ratificó con suficiencia, que habían estudiado en profundidad los costos posibles de la obra y que habían investigado lo ocurrido con más de 60 Arenas en el mundo y que, además, ANTEL tenía una larga experiencia de seguimiento de obras civiles y que aseguraba que ese sería el costo final de la obra. Es más, llegó a decir que podría salir menos.

Pues bien, definitivamente la obra costó 82 millones de dólares. El doble de lo afirmado hace cinco años cuando se anunció la obra. Pero lo más grave es que cuándo se le preguntó sobre las causas que motivaron el error de cálculo sobre el costo de la obra, se negó que haya existido ese error y se pretendió explicar la duplicación del costo por ciertos agregados en el terreno que circunda el complejo, tales como un Centro CAIF y una cancha de baby fútbol.

Un error de 42 millones de dólares se pretende explicar con la extensión de algunas obras exteriores, insólito y, sobre todo, una gran falta de respeto al país y al Senado.

Se negaron a explicar por qué erraron el cálculo por el doble. Grave falta a la verdad de la ministra que cinco años atrás afirmaba con total suficiencia que los 40 millones bastaban.

Claro, qué le va a preocupar al partido de gobierno un error por el doble, si todas las obras impulsadas en distintos organismos del Estado han errado por el doble, el triple o hasta el cuádruple. Basta mirar la catástrofe de ANCAP al respecto.

La segunda gran mentira fue que el ANTEL ARENA tendría un retorno, una rentabilidad de 10 millones dólares al año, es decir que la inversión se recuperaría en cuatro años, asumiendo que saldría 40 millones. Así lo afirmó, con la misma suficiencia, la Ing. Cosse cuando lanzó el anuncio de la construcción del ANTEL ARENA.

Sin embargo, en la interpelación no nos quisieron decir cuánto le sale a ANTEL mantener el funcionamiento de ANTEL ARENA y cuando reiteramos nuestra pregunta sobre la rentabilidad del proyecto, señalaron que ellos calculaban que tendría un beneficio del 8% anual sobre la tasa de inversión y que la inversión se recuperaría en un plazo de 15 años.

Asumiendo, cosa que es muy dudosa por lo que veremos más adelante, que sea acertada la afirmación de las autoridades de ANTEL sobre la rentabilidad y la recuperación de la inversión, demuestra que se mintió también sobre ello en oportunidad del lanzamiento de la obra.

En efecto, de una rentabilidad de U$ 10 millones pasamos a una rentabilidad de aproximadamente U$ 6 millones y de afirmar que se recuperaría la inversión en cuatro años, ahora nos dicen que lo harán en quince años. ¡Pavada de diferencia! Los cálculos “profesionales” de la Ing. Cosse fracasaron de manera ilevantable, llevando al ente a una inversión cuya recuperación es mucho más lejana de lo que se nos había dicho.

Pero la mayor mentira consistió en sostener que la construcción del ANTEL ARENA era parte de situar a la empresa uruguaya en sintonía con las tendencias más modernas que estaban transitando las empresas telefónicas en el mundo.

Nos dijo, una y otra vez, y lo reiteró en la interpelación hasta que la mentira quedó en evidencia, que las empresas telefónicas tenían Arenas, que dedicaban recursos a ser dueñas de Arenas y habló de más de sesenta casos en el mundo.

Lo afirmó en reiteradas oportunidades y calificó a los que cuestionaban esta inversión de estar ajenos a las tendencias mundiales.

Pues bien. Todas esas afirmaciones fueron una rotunda mentira. No existe ninguna empresa telefónica en el mundo que haya construido una Arena, ni que sea dueña de una Arena, ni que se haga cargo de la gestión de una Arena.

Fue toda una enorme mentira. Las empresas telefónicas, 22 de ellas para ser más precisos y no 66 como dijo la ministra, pagan por los derechos de denominación de una Arena. Es decir invierten en una decisión de marketing y, obviamente, mucho menos arriesgada, en vincular su marca al centro de espectáculos. Pagan lo que se llama en el mundo el naming rights, los derechos de denominación, que, por cierto son mucho menos costosos que construir y sostener todos los gastos operativos y de mantenimiento del centro de espectáculos.

Es muy sencillo. Así ocurre con la Movistar Arena de Santiago de Chile, con la Movistar Arena de Bogotá o la O2 Arena de Londres. Simplemente, son otras entidades las que construyen y gestionan las Arenas, empresas de entretenimientos o gobiernos locales, pero no las telefónicas.

Lo que hizo ANTEL es absolutamente inédito en el mundo. No existe ninguna empresa telefónica que haya asumido un modelo de negocios como el de ANTEL.

Es más, ANTEL no sólo construyó la obra sino que corre con todos los costos de funcionamiento y operativos y le paga, además, a una empresa internacional para que gestione la Arena sin que esta asuma ningún riesgo. No pudimos saber cuánto le sale a ANTEL el funcionamiento del ANTEL ARENA, no sabemos nada de la ecuación económica del negocio.

Lo único que sí sabemos es que ninguna empresa telefónica ha llevado adelante este modelo de negocios.

Esto es una gran mentira de Cosse que rubrica una secuencia de mentiras para impulsar una obra que, ahora a todas luces, se ha convertido en una plataforma de lanzamiento de su candidatura.

Hay que desterrar de una vez por todas la horrible costumbre de utilizar una empresa del Estado como plataforma de lanzamiento de candidaturas electorales.

Y todo esto quedó al descubierto gracias a la interpelación que realizamos el otro día, aunque la tozuda mayoría absoluta automática del Frente Amplio haya decidido avalar todas las mentiras, el secretismo y esa concepción de gobierno tan ajena a los valores republicanos.

A %d blogueros les gusta esto: