Por Pablo Mieres

Nuestro partido sufrió un fuerte golpe electoral hace un año cuando redujimos de manera sustancial nuestro respaldo electoral. La ciudadanía no nos acompañó, revirtiendo una secuencia de tres elecciones continuas, en las que habíamos aumentado nuestros votos.

Transcurrido un año, el Partido Independiente ha integrado el gobierno de coalición aportando desde diversos ámbitos con compañeros que poseen una particular capacitación e idoneidad para las responsabilidades en las que nos ha tocado participar.

El 2020, año tan peculiar, ha sido un enorme desafío para nuestro partido. Fue necesario realizar una profunda evaluación de nuestra dura derrota electoral, reorganizar las fuerzas y nuestra estructura en todo el territorio y reformular la conducción partidaria, mientras asumíamos un compromiso nuevo que implicaba integrar una gestión de gobierno como parte de una coalición heterogénea que, además, a los pocos días de asumir debió enfrentar el desafío de la pandemia.

Finalizando el año, el Partido Independiente se encuentra en condiciones de relanzar su propuesta política y demostrar su capacidad de aporte al país.

En los lugares en que nos ha tocado actuar, reafirmando nuestras convicciones socialdemócratas con énfasis en la sensibilidad social y en la búsqueda de una sociedad más justa y solidaria, hemos ratificado nuestra capacidad de aporte y estamos demostrando nuestra capacidad de gestión de las políticas públicas.

En efecto, al terminar el año, nuestros compañeros, Omar Rodríguez Erreca y Juan Carlos Rodríguez, asumen la responsabilidad de conducir el funcionamiento partidario por los próximos tres años junto a un equipo de la Mesa Ejecutiva que expresa las diferentes miradas que conviven dentro de nuestro partido.

A su vez, a nosotros nos ha tocado liderar el equipo del Ministerio de Trabajo de integración plural desde el punto de vista partidario, logrando enfrentar la “pandemia del empleo” con medidas múltiples y numerosas que buscaron sostener a los trabajadores y a los empleadores ante un verdadero tsunami, sobre la base de un diálogo permanente y apelando a la responsabilidad de todas las partes.

Al mismo tiempo, pusimos en marcha el imprescindible proceso de reforma de la seguridad social que el año próximo será uno de los temas de mayor relevancia del debate político, con la participación protagónica de nuestro representante, Alvaro Forteza.

Logramos sacar adelante, sobre la base de la negociación colectiva, la 8ª Ronda Salarial con una participación abierta de sindicatos y empresarios.

Nuestros compañeros, Daniel Pérez desde la Dirección Nacional de Empleo y Pablo Darscht en la conducción renovadora del INEFOP, son actores relevantes para el impulso a una política de empleo que forma parte de los mayores desafíos del próximo año.

Por su parte, nuestro compañero Iván Posada ha sido una voz firme y reconocida en el Parlamento, jugando un papel muy relevante en el debate de la Ley de Urgente Consideración y, especialmente, en el debate presupuestal donde quedó en evidencia su extensa experiencia que ayudó a resolver los diversos asuntos complejos de la definición del Presupuesto quinquenal.

El trabajo en conjunto con la bancada de la coalición de gobierno, tuvo en Iván Posada una voz muy relevante y necesaria.

Por otra parte, nuestro compañero Daniel Radío asumió la conducción de la política de drogas, como Secretario General de la Junta Nacional de Drogas, impulsando una propuesta seria, progresista y madura, despojada de prejuicios y de maniqueísmos. Y generando ideas removedoras que tendrán impacto en el futuro inmediato.

Nuestra compañera, Mónica Bottero, al frente de Inmujeres, con su larga experiencia y compromiso con los derechos de las mujeres y con la construcción de la equidad de género, está impulsando nuevas iniciativas en la perspectiva de avanzar en la consolidación de la agenda de derechos.

Conrado Ramos al frente de la Oficina Nacional de Servicio Civil, proyecta e impulsa una profunda transformación de la política de recursos humanos en el Estado dotándola de racionalidad, sistematicidad, equidad y profesionalismo. Este es un componente central de una verdadera Reforma del Estado que ha estado pendiente desde largo tiempo atrás en nuestro país.

Gerardo Sotelo conduce los medios públicos aportando su enorme experiencia periodística y ejerciendo esa función con una indiscutible concepción republicana y democrática, para que esos medios reflejen una mirada plural y profesional, a la vez que moderna y múltiple en las novedosas plataformas digitales.

Andrés Carrasco participa de la conducción del Instituto Nacional del Cooperativismo aportando nuestra mirada que valora especialmente la importancia del sector de la economía social y solidaria.

Nuestra presencia en la reforma educativa se expresa a través de Javier Lasida en la Presidencia del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, estructura fundamental para medir y evaluar los cambios imprescindibles en el proceso de transformación educativa.

El compañero Roberto Pérez Rodino integra la Comisión Administradora del Río Uruguay aportando su idoneidad profesional en un campo directamente relacionado con la soberanía nacional y el control binacional de nuestra frontera con Argentina.

Alvaro Ahunchain es parte de la política cultural de este gobierno, gestionando la Dirección del Instituto de Artes Escénicas del Ministerio de Educación y Cultura. Mientras que Leonidas Bayo es el Director de Cultura de la Intendencia Departamental de Rivera.

El compañero Luis González integra el Directorio de la Caja de Profesionales en representación del Poder Ejecutivo aportando su larga experiencia gremial a nivel del Colegio de Contadores.

José Duarte ha asumido la Dirección del Hospital de Carmelo, fruto de su larga trayectoria a nivel profesional y de gestión de entidades de salud.

A su vez, en el marco de la descentralización, nuestro compañero Diego Machado fue electo Concejal del Municipio de Garzón en Maldonado, Alejandro Alvarez fue electo Concejal del Municipio de Sauce en Canelones y Leandro Sosa es Edil suplente en la Junta Departamental de Salto.

En definitiva, estamos aportando en distintos ámbitos para la construcción de un país mejor y vamos a seguir demostrando nuestro compromiso. Porque, además, como no podía ser de otra forma, en todos los casos se trata de compañeros con idoneidad y formación específica para la función que les ha tocado desempeñar.

A ellos se agregan la enorme cantidad de compañeros y compañeras que, en cada lugar a lo largo y ancho del país, levantan la bandera de nuestra propuesta política que ya cumplió 18 años presente en la vida política de nuestro país. Compañeros militantes que destinan parte de su vida y su tiempo por las convicciones de sus ideales y principios.

Hemos transcurrido un tiempo muy difícil, cargado de desafíos y con un partido que tuvo que enfrentar una situación extremadamente adversa.

La paradoja es que, en el momento más duro, nos tocó asumir las mayores responsabilidades de toda nuestra vida como partido.

El balance del primer año de esta nueva época, demuestra que hemos sido resilientes y que estamos capacitados para asumir responsabilidades de gobierno.

El 2021 será el tiempo del relanzamiento y de la reafirmación de nuestro partido como una opción de centro izquierda vigente y comprometida en aportar lo mejor al futuro de nuestro país. También será el tiempo de comenzar nuestra reflexión estratégica y política que defina nuestro camino para los próximos tiempos, fiel a nuestros principios y valores.

Habilidades

Publicado el

diciembre 27, 2020

A %d blogueros les gusta esto: