Política (de la buena)

Llegamos al año electoral y la agenda política se va haciendo más densa y la campaña cada día más intensa. En ese proceso de intensificación y efervescencia electoral crecientes, es sustancial que todos los actores nos esforcemos en cuidar la calidad de los debates y en preservar algunos valores básicos de respeto y tolerancia. 

Este ciclo electoral es, sin dudas, el que presenta el escenario más competitivo de los últimos veinte años. Esta situación sumada a la creciente desconfianza y apatía que la ciudadanía tiene en relación a la política, a los partidos políticos y a los políticos en general, nos interpela y nos exige elevar el nivel de los intercambios y discusiones. Es prioritario que se dejen a un lado las agresiones y descalificaciones personales, así como la promoción de noticias falsas y/o acusaciones sin ningún respaldo, que solo buscan “embarrar la cancha”.

Con nuestras actitudes y nuestras acciones ponemos en juego la salud y la calidad de nuestra democracia y de la convivencia ciudadana de los próximos tiempos. Al final del camino, luego de las elecciones, hay que gobernar y hasta por eso es deseable que se llegue a ese momento con un clima político que permita generar los ámbitos de elaboración y ejecución de las políticas públicas necesarias para resolver los problemas de nuestra sociedad.

El Uruguay tiene una larga tradición de buena convivencia democrática, con muchos debates de alto nivel, de diálogos y cooperación que permitieron construir políticas de largo plazo. Claro que también tuvo campañas electorales duras, con “climas calientes”, de mucha fricción, pero, por lo general, no se rebasaron los límites mínimos necesarios para mantener el respeto y los puentes “sin volar”.

Lamentablemente, esa tradición se ha ido perdiendo de forma lenta pero constante. Las campañas se han hecho más duras y más cargadas de agresiones, insultos y descalificaciones, con cada vez menos debates sobre la Política (así con mayúscula) y las propuestas que se pretenden aplicar. Si bien las redes sociales han servido como caja de resonancia y promoción de estas conductas, la clave está en las actitudes y en la forma de hacer política que desarrollamos cada uno de nosotros y cada una de las instituciones involucradas, entre ellas los partidos políticos. 

Creo que el problema está en el valor que le otorgamos a la palabra. No podemos dar por bueno el dicho popular “las palabras se las lleva el viento”; las palabras son materia concreta, son cosas que producen cosas. Decir algo es hacer algo. Por tanto, no es necesario escribir todo, registrar todo, certificar todo. Para hacer algo alcanza (o debería alcanzar) con decir algo. En política, los partidos y los políticos nos encargamos de decir lo que pensamos de la realidad para, justamente, cambiar la realidad. Por eso esta terquedad de defender la política como la disciplina que genera bien común a partir de acuerdos de palabras. Cada acuerdo es una realidad consumada. Así como vale una certificación notarial, a la señora que tiene un almacén en el medio del campo le vale que un vecino le diga que le paga cuando cobre. Eso es realidad, esa palabra genera realidad.

Las y los independientes hemos defendido desde el primer día de nuestra existencia este mismo principio de la palabra dada, generando compromisos de la mejor manera que se generan compromisos, que a mi entender es decirnos qué vamos a hacer. Lo mejor que hemos tenido y tenemos es lo que hemos dicho y decimos, y eso nos hizo y nos hace tomar decisiones arriesgadas e incómodas. Hemos elegido y elegimos casi siempre el camino más largo, más caro y más lento, pero siempre elegimos lo que dijimos que íbamos a elegir. 

Esta campaña comenzó con algunos episodios que incrementan aquellas tendencias negativas. Estamos a tiempo de cambiar, aprovechemos la oportunidad para devolverle SU valor a la palabra y reconstruir la confianza en el sistema político como herramienta de transformación social para uruguayas y uruguayos. No es taaan complicado. #CambiarSePuede

Habilidades

Publicado el

abril 29, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: