Sobre educación en campaña electoral…

,
Sobre educación en campaña electoral…

¿Qué sabemos sobre la educación en Uruguay? ¿Cuál es el estado real de nuestra educación? ¿Existió un “cambio de ADN” en nuestros centros educativos? Sobre estas preguntas en campaña electoral, se hace presente un hecho gravísimo que demanda dejar de mirar hacia el costado.

Hace unos días fue publicado en el diario El Observador que el actual presidente del CODICEN Wilson Netto en reunión con integrantes del INEEd “sugirió”, si es que así se le puede decir, postergar la fecha de publicación del informe sobre el estado de la educación en Uruguay que comprende datos del período 2017 – 2018 debido a las elecciones nacionales, y a las discusiones que se pudieran dar a partir de este informe. Si bien tanto desde el CODICEN como desde el INEEd se emitió un comunicado afirmando que el Instituto no recibió presión y que el informe se publicaría en tiempo y forma, las voces disonantes dentro del mismo no se hicieron esperar.

Pablo Cayota (integrante de la comisión directiva del INEEd) por medio de sus redes sociales expresó que Netto planteó su preocupación con respecto a la fecha de publicación del informe, siendo necesario argumentar ante el mismo que se debían cumplir los plazos estimados por ley para hacer público el estado de la educación.

¿Qué tiene esto de importante?

Este hecho para un lector desinformado podría pasar como algo irrelevante, pero no olvidemos la renuncia primero del ex director del INEEd Pedro Ravela por diferencias en la gestión con las autoridades, y luego de su sucesor Mariano Palamidessi por presiones políticas. Ante estos acontecimientos, se hace presente y necesaria la discusión acerca de la independencia del INEEd dado la naturalidad con la que se atenta contra su buen accionar.

Parece de sentido común imaginar que, si el presidente del CODICEN sugiere postergar los resultados en materia educativa, seguramente sea porque estos resultados se encuentran muy por debajo de lo esperable y hacen visible el fracaso en el supuesto “cambio de ADN” que se prometió que iba a tener la educación.

 El INEEd tiene como cometido evaluar la calidad de la educación nacional siendo por tanto esperable, que los resultados algunas veces sean recibidos positivamente y otras tantas no, por lo que siendo esto un dato de la realidad, ¿Tiene sentido que 4 de los 7 miembros de su Consejo Directivo sean elegidos entre el MEC y el CODICEN? ¿Acaso no hace esta condición que el INEEd pueda ser maleable a las presiones externas?

Estas y otras preguntas, son necesarias incluirlas en la agenda de discusión con el fin de poder trabajar de forma seria en la evaluación del estado de la educación uruguaya, y en la generación de políticas educativas.

Más allá de las respuestas, Uruguay se debe un debate serio sobre el sistema educativo que no puede esperar. En tiempo de elecciones y de mirar a futuro, no olvidemos que sin educación, no hay futuro.

Joaquín Bergeret.

Habilidades

Publicado el

junio 14, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: