¡Sr. Mujica, los jóvenes no son “muy bobos”!

,
¡Sr. Mujica, los jóvenes no son “muy bobos”!

Por Luciano Gaiero Genta

Hay días en que ante determinadas situaciones uno siente que las cosas están muy mal. Algunos nos preguntamos primero si no estaremos viendo solo lo negativo, si la situación da realmente para tanto, si no será que nos estamos poniendo muy críticos. Pero después de ese ejercicio de autocrítica y ante la porfiada realidad, uno termina por confirmar que preocupantemente esos días y esas situaciones están siendo cada vez más la regla que la excepción.

Hace unas semanas el expresidente de la República, el actual Senador José Mujica, opinó en el programa «Quién es quién» que sería muy necesario que los escolares, que están por pasar a la educación secundaria, visiten “con propósitos educativos” las cárceles del país para conocer así esa realidad en persona, “no que se lo cuenten, que lo vean». Dijo que es «una buena idea» “tener ese choque cultural” como forma de concientizar y educar en materia de convivencia ciudadana y seguridad. Dijo que «cuando uno es joven es muy bobo» y aseguró que esa idea la pensó hace poco tiempo y cree que es una buena forma de educar para empezar a revertir que en su adolescencia los jóvenes ingresen en la delincuencia. Además, habló de la ansiedad del consumo, de que «tenemos que inculcar que no vale la pena el espejismo del delito», de la sensación de poder que dan ambos y de que “con el narcotráfico llegó la erosión de los valores”.

Sr Mujica usted no tiene vergüenza.

Para empezar, a esta altura usted ya debería saber que lamentablemente muchos de los niños uruguayos, especialmente los más pobres y excluidos, no necesitan que les cuenten, ni ver la realidad de las cárceles, porque triste y dolorosamente muchos de ellos la padecen a diario al tener padres, madres, hermanos, abuelos, tíos, amigos o vecinos “viviendo” en ellas. Lo que ellos necesitan es que sus familiares, amigos y conocidos encuentren en las cárceles oportunidades de rehabilitación e instrumentos para su reinserción en la sociedad y no que ellas sigan siendo “el quinto infierno”, un lugar donde se genera y se vive más violencia y delito y donde muchos aprenden y se gradúan en “la universidad del crimen”. Eso es lo que necesitan esos jóvenes, y lo que necesitamos y queremos como sociedad.

Sr. Mujica, a esta altura usted ya debería saber que lamentablemente mucho de nuestros adolescentes, especialmente los que viven en algunos asentamientos y barrios de nuestras ciudades, no necesitan ir a visitar las cárceles para tener ese “choque cultural” o para conocer las consecuencias del accionar de la delincuencia y del narcotráfico, porque, triste y dolorosamente, ellos y sus familias son los que más la padecen a diario. Lo que ellos necesitan es que, en sus barrios, en sus comunidades, sea el Estado quien esté presente, quien imponga la ley y el orden, y quien les de seguridad y no que en ellos “reinen” los delincuentes y las bandas de narcos teniendo que vivir día y noche de rehenes y sometidos a sus abusos, reglas e intereses. Eso es lo que necesitan esos jóvenes, sus familias y lo que necesitamos y queremos la mayoría de los uruguayos.

Sr. Mujica, usted no debería calificar a los jóvenes, ni como muy ‘’bobos’’, ni como potenciales delincuentes, (esa será su historia y la de sus “compañeros”). Ellos no necesitan ir a visitar las cárceles para ser concientizados y educados en materia de convivencia ciudadana y seguridad o para evitar que ingresen en la delincuencia. Lo que ellos necesitan es más y mejor educación, más y mejores oportunidades y herramientas para su desarrollo personal, más y mejores centros y propuestas educativas; y no una educación donde no aprenden, donde de hecho se los expulsa y donde se genera cada vez más desigualdad, más desventajas y menos oportunidades.

Eso es lo que necesitan esos jóvenes, sus familias y lo que necesitamos y queremos la mayoría de los uruguayos: educación, educación y más y mejor educación. Necesitamos y queremos acuerdos multipartidarios y ciudadanos que realmente transformen su ADN. Necesitamos y queremos esas cosas que usted, su gobierno y su fuerza política prometieron pero no han querido o no han sabido cumplir después de gobernar tres periodos con mayoría absoluta, con la mejor coyuntura económica de la historia del país y hasta con el apoyo de la oposición.

Y sobre su planteo de que «tenemos que inculcar que no vale la pena el espejismo del delito», ni la ilusión del poder y de que “con el narcotráfico llegó la erosión de los valores” escribiré próximamente porque hay mucho para decir.

Pero vaya sabiendo, Sr. Mujica, que muchos ya estamos cansados de su “como te digo una cosa te digo (y hago) la otra”, porque ya demasiado mal le ha hecho con eso a nuestra sociedad. Y vaya sabiendo, Sr. Mujica, que, así como los jóvenes nos son ‘’bobos’’, la ciudadanía tampoco lo es.

Lucho “El Independiente”

Habilidades

Publicado el

mayo 28, 2018

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: