Por Juan Carlos Rodríguez

Hace 30 y pico de años que Montevideo tiene las mismas nanas, siente los mismos dolores. Claro que ha ido cambiando, seguro que ha habido mejoras, pero en lo sustancial la cosa sigue como antes; los problemas viejos siguen ahí, tan campantes como siempre.

Seguimos viendo basura en calles, plazas, parques, mas de 200 basurales endémicos, sin contar los que por 2 ó 3 días se arman alrededor de contenedores y volquetas; el sitio de disposición final sigue siendo en la usina de Felipe Cardozo con una montaña de basura de mas de 50 metros.

Seguimos teniendo un transporte público que es sinónimo de lentitud, con recorridos de otra época, con horarios que no se ajustan a las necesidades de los usuarios, con paradas inadecuadas, con empresas dependientes del subsidio, con un boleto caro.

Seguimos teniendo mas de 300 asentamientos con mas de 120000 personas en condiciones que solo generan desintegración y exclusión: viviendas precarias donde el saneamiento brilla por su ausencia, la conexión eléctrica da miedo, sin servicio de limpieza ni recolección de residuos, calles rodeadas de basurales que son criaderos de ratas y caldo de cultivo de toda clase de enfermedades. ¡Vergüenza imperdonable!

¿Dónde quedó el “Delo por Hecho” del Tabaré Vázquez candidato a Intendente en 1989? ¿Y la promesa de Arana sobre los principales cursos de agua? ¿Alguien vio los cisnes? ¿Que fue del plan de impacto de limpieza de Olivera para solucionar el tema de la basura? ¿Se acuerdan de las bolsitas naranjas de Erlich y su plan de reciclado? ¿Vieron el tranvía de Martínez por la Ciudad Vieja? ¿Y los contenedores para basura, equipados con chip inteligente? ¿Y la NO suba del boleto? ¿Qué tal las 8 plantas de clasificación de residuos?

Humo que el viento se llevó. Nada. Todo eso quedó en la cuenta del olvido y son asuntos centrales de la vida de quienes habitan Montevideo; son los temas de la agenda pendiente.

Estamos ante un tiempo de cambio; es cada vez mas fuerte la percepción de que el 27 de setiembre la mayoría se expresará por cambiar el gobierno de Montevideo. Tenemos la posibilidad y el deber de ejercer nuestra responsabilidad ciudadana decidiendo a quiénes queremos en el gobierno los próximos 5 años.

De un lado está la fuerza política cuya preocupación central parece ser mantenerse en el poder. En efecto, las preocupaciones y “cruces” que presentan sus candidatos, son la fiel expresión de una fuerza política que vive atrapada en la lucha del poder por el poder mismo. En esa se han pasado, ese ha sido su centro y en 30 años no han sido capaces de encontrar soluciones a los problemas reales de la gente en Montevideo.

De ese lado está Cosse, que de los 3 parece ser quien tiene chance, y que en su pasaje por cargos públicos fue una máquina de despilfarrar recursos con el único objetivo de construirse una candidatura a algo. La “joya” de sus antecedentes de gestión es haber planificado una obra por 40 millones que resulta costó cerca de 100 millones, saltándose todas y cada una de las observaciones que a lo largo del proceso le hizo el Tribunal de Cuentas.

De nuestro lado está Laura Raffo liderando una propuesta política y programática de cambio; seria, responsable, entusiasmada, comprometida, basada en un programa único construido por mas de 500 técnicos de los partidos que componen la coalición multipartidaria; una propuesta política que tiene entre ceja y ceja la idea de gobernar Montevideo teniendo como preocupación central abordar y resolver los problemas de la vida cotidiana de su gente.

El 27 de setiembre se decide el cambio e instalaremos junto a Laura Raffo un gobierno de diálogo, de decisiones, que llega con el programa en una mano, el corazón en la otra y la mirada puesta en la construcción de una ciudad mas limpia, mas integrada, mas de su gente.

¡¡Toca Cambiar!!

Habilidades

Publicado el

septiembre 14, 2020

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: