¿Transparencia o demagogia?

La semana pasada el MPP presentó una propuesta de 16 leyes que afirma son para devolver la confianza en la política. Las medidas van desde topear los sueldos de legisladores y jerarcas públicos, gravarlos con un impuesto, eliminar subsidios y prebendas de los cargos públicos, eliminar la partida de prensa en el parlamento, regular los pases en comisión y ceder la residencia presidencial de Suárez a la UTU, entre otros puntos.

¿Son incorrectas estas medidas? ¿O eliminan uno de los modos legales de financiar la política? ¿Por qué las proponen recién ahora cuando el FA lleva 14 años en el gobierno? ¿Se trata de demagogia electoral? ¿Habrá consenso dentro del propio FA? ¿Fortalece esta actitud la confianza en los políticos? ¿Deben los políticos tener ingresos tan por arriba del ingreso medio de sus gobernados? ¿Pasa los problemas económicos del país por estos costos? ¿Existen otros despilfarros o gastos superfluos donde recortar? ¿Es posible lograr un gran acuerdo inter partidario para aprobar estas medidas antes de las elecciones? 

—————————————————————————————————

Respuesta de Gonzalo Pérez del Castillo – 24/03/19

Hace casi un año que el Partido Independiente presentó las siguientes medidas para fortalecer los mecanismos de control y mejora de la gestión pública:

  1. Prohibir el uso de tarjetas corporativas  para Directores y Gerentes de Entes Autónomos
  2. Que sea obligatorio seleccionar mediante concurso abierto de oposición y méritos a quienes ocupen los cargos  gerenciales de Entes Autónomos  y otros servicios descentralizados
  3. Que las declaraciones juradas de los jerarcas  públicos sean publicadas
  4. Que las observaciones del Tribunal de Cuentas para montos elevados posean efectos suspensivos
  5. Fortalecer y ampliar los cometidos de la JUTEP
  6. Reducir las  excepciones al mecanismo de la licitación pública previstas en el artículo 33 del TOCAF 
  7. Extender la prohibición de los directores de entes autónomos para ser candidatos a todo el periodo de gobierno
  8. Limitar el monto del subsidio que poseen los titulares de ciertos cargos de carácter electivo de confianza política
  9. Que las comisiones legislativas cuenten  con asesoramiento técnico específico de parte de Tribunal de Cuentas para  el análisis y control de los proyectos de ley, Presupuesto y Rendición de Cuentas

Estas medidas fueron presentadas formalmente por el Senador Mieres al Presidente Vázquez y a la Vicepresidente  Topolanski. Hasta la fecha no se ha tomado ni siquiera la decisión de incluir estas propuestas en la agenda del Poder Legislativo. Las 16 medidas, con similar propósito, que plantea ahora el MPP no son incorrectas pero son, por lo menos, tardías. ¿Son creíbles? No, no lo son. Cabe preguntarse, efectivamente, por qué se proponen ahora y nunca antes durante los 14 años de gobierno del FA con mayoría parlamentaria.  

Con respecto a “los políticos” el problema no es cuánto ganan ellos. Quien enfoca el problema por ese lado distrae la atención del problema central.

En este año la democracia uruguaya elegirá, a nivel nacional, a  130 representantes, 1 Presidente y 1 Vicepresidente. Nada más.  Estas son las personas encargadas por el pueblo  de controlar cómo se gasta el dinero de los contribuyentes. Existen muchos despilfarros y gastos superfluos donde se puede recortar y eso lo saben todos los políticos ¿Por qué no lo hacen?  En el Uruguay de 2019 esto ya dejó de ser un problema de responsabilidad o de buena gestión. Es un problema de honestidad y de justicia. Es un problema ético. No se justifica moralmente la voracidad con la que se aplican impuestos, tarifas y multas al pueblo uruguayo y la falta de control sobre cómo los recaudos se gastan en favor del mismo.

La historia reciente demuestra que ni los partidos tradicionales ni el FA supieron dar una respuesta satisfactoria a este problema.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: