Hoover Rosa. Portada Columna Opinión

Escribe: Hoover Rosa. Referente del Partido Independiente en el departamento de Salto.

Días pasados, por orden judicial, se llevó a cabo la liquidación de la empresa Citrícola Salteña, la cuál obviamente desarrollaba su actividad en el rubro citrus.

Cuando una empresa de esta magnitud y a su vez líder a nivel nacional de dicha producción llega a esta instancia es porque sin dudas ha cometidos errores: malos negocios, malas inversiones, sumado el contexto internacional y otros factores. Pero también es justo decir que algunas medidas que los gobiernos de turnos no tomaron en su momento contribuyeron a llegar a su liquidación. Una de ellas refiere a que Uruguay no ha logrado Tratados de Libre Comercio donde entre también la producción citrícola, como los tienen países que son competidores directos y que así logran un mejor precio para su producción. Solo la excelente calidad del citrus nuestro ha hecho que siga vigente en el mercado internacional.

Nadie se imagina nuestro Salto ni toda la región norte renunciando a producir citrus porque además de generar trabajo nos identifica, nos llena de orgullo desde que Don Benito Solari la introdujo. Pero hay cosas que seguirán en carpeta por más que capitales extranjeros hayan adquirido a dicha empresa.

Una de ellas es el enorme problema que se generó con los empleados. La zafra es cada vez es más corta, por diferentes motivos, y en tal sentido el personal no logra reunir los jornales necesarios para hacer sus seguros correspondientes. Está de más recordar cuántas veces el gobierno debió recurrir a aprobar leyes especiales para que pudiesen de esa forma completarlos. No es una solución sostenible en el tiempo, entonces es aquí donde los tiempos que vivimos nos presionan para lograr soluciones. Una sería tal vez permitir que a las zafras del citrus, arándanos, cebollas, zanahoria, tomates, morrón etc., se las contabilicen como únicas y de esa manera poder sumarles los jornales, es cuestión de ver si es posible jurídicamente, pero tiene sentido común.

Por último, hay que recordar que al liquidar está empresa muchos obreros han quedado sin poder cobrar sus beneficios, que paradójicamente fueron generados durante gobiernos que decían y dicen ser protectores de los más débiles. Mi pregunta es que le pasó al Frente Amplio que hizo la vista gorda, porque algunos trabajadores no cobraron en tiempo y forma desde 2017. Seguiremos diciendo que el citrus de nuestro Salto y nuestro norte es viable, pero sin duda debemos trabajar para eso.