Dardo Rodríguez. Portada Columna Opinión

Escribe: Dardo Rodríguez. Asistente Social, miembro del Directorio del INAU de 2010 a 2020.

La Ley 19.889 conocida como Ley de Urgente Consideración (LUC), contiene 4 artículos vinculados con el régimen de adopciones. Ellos son los artículos 403, 404, 405 y 406. Los mismos fueron introducidos con el fin de mejorar el articulado vigente en el Código de la Niñez y la Adolescencia, procurando dotar de mayor celeridad al proceso, sin comprometer las garantías y derechos establecidos, eliminando aspectos administrativos innecesarios y garantizando el derecho de los niños, niñas y adolescentes a vivir en familia.

Dos de esos artículos, el 403 y 404, se encuentran impugnados y forman parte de los 135 artículos que serán sometidos a referéndum el próximo 27 de marzo.

El Articulo 403 (selección de familia adoptante) y 404 (sobre la integración familiar de niños, niñas y adolescentes en tenencia o guardas con fines de adopción) establecen como novedad, que el Tribunal podrá prescindir, como medida de EXCEPCIÓN y de manera fundada, de la selección realizada por el equipo técnico del Departamento de Adopciones de INAU, en aquellas situaciones de hecho, en las que un niño, niña o adolescente, se encuentren plenamente integrados a un núcleo familiar, habiendo generado lazos de tal envergadura que de ser coartados inevitablemente vulnerarían sus derechos. Complementariamente, establece que ello es posible SIEMPRE Y CUANDO ESA TENENCIA HAYA COMENZADO EN FORMA LÍCITA, priorizándose el interés superior del niño, niña o adolescente en cuestión, agregando, que, para ello, el juez deberá requerir informes sociales y psicológicos de equipos técnicos del INAU, o del Poder Judicial: Instituto Técnico Forense o equipos técnicos de los juzgados de Familia con competencia especializada.

Quienes impugnan este artículo argumentan que el mismo abre la puerta a procedimientos de adopción por fuera del régimen general vigente alentando tenencias con fines de adopción sin las debidas garantías para los niños y para los aspirantes a adoptar.

Lejos de ello, las modificaciones propuestas vienen a llenar un vacío no previsto explícitamente en las normas vigentes. Los artículos aprobados, permite al juez, prescindir de la selección realizada por los equipos técnicos del Departamentos de Adopciones de INAU, solo como medida de excepción y debidamente fundada, en los casos, como ocurre algunas veces, que el niño haya desarrollado vínculos afectivos significativos con la familia en la que se encuentra integrado, evaluando que la separación de la misma y la integración a una nueva con la que no tiene ningún vínculo, podía ocasionar un nuevo proceso de abandono e inestabilidad para el niño. En este caso y como debería ser siempre, el centro de preocupación está focalizado en las necesidades del niño y su bienestar. A diferencia de lo que se ha expuesto como crítica, las garantías para el niño están totalmente asegurada, en la medida que, para adoptar esta decisión el tribunal debe contar con informes técnicos de los equipos especializados tanto de INAU como del Poder Judicial, quienes evaluarán el vínculo del o los niños con la familia y fundamentarán su permanencia en la misma con fines de adopción. Por otra parte, solo es posible recorrer este camino cuando la tenencia que da origen al proceso haya comenzado en forma lícita como lo prevé el propio Código de la Niñez y Adolescencia. Por último, como factor de garantía adicional, en el caso del Art. 404, el Directorio de INAU tendrá “legitimación activa” para apelar la sentencia en primera instancia, cuando esta no contemple lo sugerido por los equipos técnicos de INAU. En ese caso la resolución será tomada en el Tribunal de Apelaciones.

Por otra parte, los artículos 405 y 406, que NO están dentro de los 135 artículos impugnados, disponen cambios que apuntan a acelerar procesos administrativos y por ende facilitar una rápida inserción de los niños a una familia adoptante. En el caso del artículo 405, en el numeral B, permite acumular en un solo procedimientos que hasta antes de la LUC se tramitaban en forma separa y consecutivas; la “Separación Definitiva” y el de “Adopción Plena”. Ello permitirá acortar plazo y reducir las erogaciones que ambos procedimientos implican y que deben ser pagados por parte de la familia adoptante.

En el caso del artículo 406, (cometidos del Equipo Técnico de INAU), corresponde a un procedimiento administrativo interno de INAU, donde se dispone de un plazo de 18 meses para que los equipos del Departamento de Adopciones, procedan a la evaluación de las familias aspirantes a integrar el Registro Único de Adoptantes (RUA), obligando a acelerar éstos procesos.

En suma, como se desprende de lo anterior, lejos de poner en riesgos garantía y derechos, las nuevas disposiciones amplían derechos y generan condiciones para un proceso de adopción con mayor celeridad y con todas las garantías.